Words
“When I sit down to read, generally at night when the house is quiet, I always do it with a tea.”
Pía Dalesson
pia@comunidadpan.co

Entrevistamos a Vale Roquejoffre, “Una mamá en colores”. Ella, además de recomendar preciosos libros infantiles, todos los días a las 17 hs realiza un “vivo” en su cuenta de Instagram con su hija Mica de 9 años. Leen juntas, al compás de risas, meriendas y comentarios de una audiencia de grandes y pequeñxs que crece día a día.

Pía Dalesson: ¿Cómo nace “una mamá en colores”? Es muy lindo el relato que hacés en relación a Mica y como te veía ella.  ¿Cuándo eso se transforma en un proyecto para comunicar y desde cuándo lo estás haciendo?

Vale Roquejoffre: Soy periodista especializada en arte y cultura y trabajé durante muchos años en radio y medios gráficos. Los libros siempre fueron mi pasión, inculcada por mi papá -también periodista- y por mi mamá, una mujer que leía cuatro novelas al mismo tiempo. Soy mamá de Mica, que tiene 9 años y, desde que estaba en mi panza, los ‘cuentos sin cuentos’ y los libros son uno de nuestros puentes de conexión. Ella también es gran protagonista en esta cuenta, donde su ‘cata librera’ es muy importante para mí.

Hace alrededor de cinco años mi vida explotó en mil pedazos y comencé una reconstrucción que aún hoy continúa. Y así, buscando también otro lugar para mi profesión nació, hace casi dos años @unamamaencolores, que fue mutando hasta convertirse en lo que es hoy.

El porqué de este nombre…

Al tiempo de separarme del papá de Mica, ella me preguntó en medio de un juego “por qué yo era gris”, me dijo que no le gustaba y que quería tener “una mamá en colores”. Recordé que muchos años atrás había tenido una conversación igual con mi terapeuta sobre mi mamá.

Desde ese día, como si fuese un mandato, cada vez que me levanto intento ser eso para Mica, pero también para mí.

PD: Una vez presencié una conferencia de alguien muy importante que resaltaba la “interrupción” de los niños mientras uno lee un cuento porque eso demuestra curiosidad. Uno tiende a frenar ese impulso. Claro, que tampoco podemos interrumpirnos todo el tiempo. ¿Cómo percibís vos este tema en los niños? (Es muy lindo ver como la integrás a Mica a tu propuesta y como abrazás sus salidas y comentarios.)

VR: Coincido en que la interrupción, siempre de manera respetuosa, demuestra curiosidad e interés y poner freno a los pensamientos y sensaciones que puedan generar una historia es una manera de no aceptar sus palabras.

Uno de mis objetivos cuando comparto un libro es lograr un intercambio con los niños, desde el más pequeño gesto hasta grandes reflexiones. Me parece fundamental abrir el diálogo porque me maravilla escuchar sus opiniones y descubrir aquello que pueden ver a través de sus ojos.

Quizá tenga que ver con mi manera de maternar en la que valoro cada palabra de Mica, la respeto y, muchas veces, surge un interesante intercambio de opiniones.

“Palabras para la noche” ilustrado por Albertine

PD: Los vínculos y las emociones juegan un papel fuerte en tu selección. ¿Qué importancia crees que cobra un libro en este contexto de emergencia, donde los afectos se ven modificados por la distancia?

VR: Creo que todo libro genera emociones y que se corresponden con nuestras vivencias, nuestro día a día y, por supuesto, nuestra propia historia.

En este contexto tan extraño que nos toca atravesar, un libro es como un puente que une, que nos invita a compartir, que nos hace compañía, que trae recuerdos y que también nos permite vivir historias que elegimos vivir y escaparnos un poco de esta realidad que muchas veces agobia.

“Las dos fridas” ilustrado por Gianluca Folì

PD: La propuesta de los vivos de Instagram a las 17 hs integra la merienda. Los sabores, olores, son parte de la memoria y de las historias familiares. Qué relación sentís entre el cuento y la comida?

VR: Cuando me siento a leer, generalmente a la noche cuando la casa está en silencio, siempre lo hago con un té en mano. Creo que es una conjunción perfecta, dos placeres que se unen y dos elementos que producen infinidad de sensaciones a través de diferentes sentidos.

PD: ¿Qué libros recomendarías en relación a su calidad ilustrativa?

VR: Soy una apasionada de las ilustraciones y sus mensajes latentes por eso me resulta muy difícil poder elegir. Dentro de los artistas nacionales, me encantan los trabajos de Yael Frankel, Mariana Ruiz Johnson y Valeria Docampo; cada una tiene un estilo muy particular y definido y son totalmente heterogéneos entre sí.

“Numeroso” ilustrado por Yael Frankel
“Música en el jardín” ilustrado por Mariana Ruiz Johnson
“Gris” ilustrado por Silvi Hei
Next:
Written by Sofía Jacky Rosell for the collective virtual exhibition “The fold of space”