Art
Creating Worlds: an interdisciplinary dialogue between 50 female artists in PROA
Agustina Rinaldi
Collaborator
hola@comunidadpan.co

En el segundo piso del imponente edificio de Fundación PROA, artistas locales e internacionales que se autoperciben mujeres se reencontraron cuerpo a cuerpo después de meses de haberse vinculado únicamente mediante la tecnología por el avance del coronavirus y el estricto aislamiento. En el marco de la preinauguración de CREAR MUNDOS, que se llevó a cabo en la terraza y no le escapó al protocolo, artistas, curadoras, coleccionistas, directoras de espacios culturales, comunicadoras, montajistas y cuidadoras de sala se hicieron presentes en un mismo espacio para reivindicar las obras de 50 artistas mujeres que exhibieron en Fundación PROA desde parte de la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad; el trabajo de cada una, más allá de los límites generacionales y los recursos técnicos, en su época problematizó diversas cuestiones que aún hoy siguen vigentes y oprimen a las mujeres, pese a los avances, en materia de derechos. La exhibición, que ya se abrió al público, es la oportunidad para (re)descubrir a artistas icónicas, (re)interpretar sus obras y animarse a generar un nuevo mapa de significación que, sin dudas, nos incentivará a aterrizar en nuevos destinos más allá de las fronteras conceptuales con las que luchamos a diario.

© Vista sala 1. En primer plano las obras de Delia Cancela y Mona Hatoum- Gentileza Fundación Proa

Lo que no se nombra no existe: la reivindicación del trabajo colectivo

Pocas veces reflexionamos sobre el detrás de escena de las exhibiciones que visitamos, sobre las que escribimos y recomendamos tras sentir que tocó una fibra íntima de nosotros mismos. En este caso, la Institución quiso también destacar que para que Crear Mundos pudiera inaugurarse se necesitó del trabajo no solo de las artistas de renombre que exhiben en el espacio, sino del de las trabajadoras que muchas veces se invisibiliza. “Tenemos un archivo de exposiciones muy grande que queríamos reivindicar homenajeando a las mujeres que pasaron por PROA, pero en el sentido del colectivo. Para darle vida a esta muestra también colaboraron diseñadoras, contadoras, montajistas, personal de limpieza. Si bien puede considerarse un homenaje a aquellas artistas que expusieron aquí, también queremos destacar la importancia de las mujeres que trabajan en el detrás de escena para que estas exhibiciones puedan darse”, reflexionó con nosotros Adriana Rosenberg, Presidenta de Proa, también haciendo hincapié en que lograron la “mezcla” generacional y de técnicas que buscaban con el fin de hibridar la disrupción que diversas artistas generaron gracias a su accionar el ámbito artístico.

© Delia Cancela – Homenaje a mujeres artistas (detalle) – Gentileza Fundación Proa

50 mujeres artistas, infinitos hallazgos posibles

Margarita Paska, Mona Hatoum, Louise Bourgeois, Vanesa Beecroft, Nicola Costantino, Liliana Porter, Jenny Holzer, Ana Mendieta, Shirin Neshat, Liliana Maresca y Marta Minujin son algunas de las artistas que forman parte de Crear Mundos. La exhibición parte de la premisa de reivindicar el carácter interdisciplinario de estas creadoras a partir de las más diversas técnicas: video, performance, escultura, pintura, fotografía e instalación.

La exhibición nos invita a (re)descubrir las paradigmáticas obras de artistas mujeres que marcaron una época, desde una mirada contemporánea y anclándolas en la coyuntura para resignificar nuestra relación con los efectos materiales que provoca el discurso pero también con nuestro cuerpo; la opresora división entre mundo privado y público, y el lenguaje.

“Nos interesaba que las obras dialogaran entre sí a partir de una mirada contemporánea. En su época, cada una generó una disrupción importante y un cambio profundo en la historia del arte. Estos temas que se problematizaron siguen siendo actuales y jamás perdieron vigencia. Si bien hoy están más arraigados que nunca gracias al feminismo, es importante destacar que venían siendo trabajados desde hace mucho tiempo por un montón de artistas”, nos contó Cecilia Jaime, curadora de la exhibición junto a Manuela Otero.

© Leonora De Barros -Poema- Gentileza Fundación PROA

La mezcla entre lo local e internacional desafiando lo generacional y potenciado por diversos recursos técnicos nos invita a generar diálogos entras las obras de artistas que jamás habríamos pensado recorrer en un mismo espacio. Si bien la exhibición, que contó con la asesoría académica y la investigación de Maria Laura Rosa, se divide en cuatro módulos -materialidades, espacio /privado vs. público/, lenguaje y cuerpo- nos resulta inevitable crear conversaciones inéditas y estimulantes entre las artistas. Podemos hibridar el trabajo performático de Leonora De Barros -Poema- centrado en el poder de la producción del lenguaje con la instalación de Jenny Holzer -Looming- que reivindica la palabra irrumpiendo en el espacio público -que siempre fue considerado de los varones- con mensajes que exponen al patriarcado utilizando tiras lumínicas y resignificando -e ironizando- los recursos de la publicidad.

© Jenny Holzer – Looming – PH Attilio Maranzano- Gentileza Fundación Proa

O la fotoperformance de Ana Mendieta -Sin título, variaciones cosméticas faciales- que reivindica la riqueza de la transmutación del cuerpo y de la ruptura de la oposición mujer/hombre que oprime a los sujetos con la instalación de Margarita Paska -Pisa Fibonacci II- en la que una frase de neón sobre un código de barras gigante que se prende y apaga al sonido del “clac, clac” /”El código binario es una cualidad mística donde el UNO ha hecho todo desde la nada y el CERO es la nada”/ retoma la secuencia matemática descubierta por el científico italiano en el siglo XIX pero también nos invita a corrernos del concepto tecnológico para desafiar el biologicismo; el antagonismo binario mujer/varón que aún hoy sigue limitando a los sujetos. Sin dudas, una resignificación que podemos hacer gracias a la deconstrucción de género que desde 2009, cuando la instalación se expuso por primera vez, avanza con firmeza y rapidez.

© Ana Mendieta -Sin titulo- Variaciones cosméticas faciales – Gentileza Fundación Proa

Cuando lo íntimo toca una fibra colectiva (y política)

La exhibición está organizada en núcleos que conectan diversas culturas y problematizan desde el arte cuestiones de género que traspasan los límites; desde Sudamérica hasta Europa, pasando por Norteamérica y Medio Oriente. Muchas de las obras nos invitan a reflexionar sobre los conflictos que padecemos solo por el hecho de autopercibirnos mujeres, más allá del tiempo y espacio. Las piezas conforman pequeños Universos que contienen la esencia de cada artista y nos hablan de la complejidad de nuestra época. Si bien parten de los conflictos íntimos que impulsaron a cada creadora en un contexto y tiempo determinado, no dejan de referirse a problemáticas globales y atemporales. La mayor virtud de este encuentro interdisciplinario es la inevitable identificación con “la otra”, nuestra compañera, a partir de las más diversas expresiones artísticas. Y la invitación tanto de replantearnos problemáticas contemporáneas como a desafiar las construcciones que nos oprimen y que a veces pasan desapercibidas; hacer visible lo invisible mediante el trabajo de quienes se dejaron llevar por el acto disruptivo de creación.

© Margarita Paksa, Pisa Fibonacci – Gentileza Fundación Proa

Crear Mundos puede verse de jueves a domingos, de 12.00 a 18.00 en Fundación PROA. Del 14 al 30 de noviembre, el acceso es gratuito; podés reservar tu visita en la web: http://proa.org

© Elena Dahn, Cámara, 2017 (video) – Gentileza Fundación Proa
© Marta Minujín, Leyendo las noticias, 1965. Instalación fotográfica, medidas variables. – Gentileza de la artista y Fundación Proa
© Liliana Maresca, Sin título, 1983. De la serie Liliana Maresca con su obra. Fotografías en gelatina de plata sobre papel fibra, 50 x 50 cm/ Cortesía galería Rolf Art, Buenos Aires/ Fotografía por Marcos López – Gentileza Fundación Proa
© Nicola Costantino. Carteras Hermes de tetillas masculinas, Birkin y Kelly, 2006- Gentileza Fundación Proa
© Mini Zuccheri, Vestuario, 2001/2020, Papel y dibujo sobre pared – Gentileza de la artista y Fundación Proa
© Vista de sala. Obra de Vanessa Beecroft, Fotografía, 460 x 366 cm (vista de la performance en Kunsthalle, Viena) – Gentileza Vanessa Beecroft y Fundación Proa
Next:
Les dîners de Gala, a book as an “object of multisensory pleasure”